martes, 29 de julio de 2014

Conservación del Tabaco



Para una buena conservación del tabaco se puede hacer de varias maneras, pero siempre deberá almacenarse en un lugar fresco (esto no quiere decir que sea en la nevera, lo recomendable es un lugar a temperatura ambiente pero más fresco que en la calle, sobre todo si es verano). Nunca deberá estar expuesto al aireni donde le dé la luz del sol directamente. Así el tabaco aguantará más y se secará más lentamente:

1- Lo dejamos en las bolsas herméticas que vienen, pero antes de almacenarlo es recomendable sacar todo el aire posible del interior y después sellar la bolsa.

2- Si el tabaco no viene en una bolsa hermética sino que viene cubierto en un plástico, es recomendable colocarlo en una bolsa hermética, que se puede encontrar fácilmente y realizar lo explicado anteriormente o usar un frasco para enlatar donde se aislará del aire exterior y se mantendrá más húmedo.

        3- Procurad lavar muy bien el bote o bolsa antes de utilizarlo para otro sabor diferente. No hacerlo dará lugar a una mezcla de sabor y aroma que, algunas veces, sale muy buena pero otras no. Si mezcláis tabacos, que sea conscientemente. 



         4- Evita guardar el tabaco en el mismo armario que el carbón, este ultimo tiende a absorber ligeramente la humedad y puede llegar a secarnos el tabaco, disminuyendo su rendimiento.