viernes, 25 de julio de 2014

Para empezar, un poquito de historia


Originaria de India y Pakistán, sin un origen claro (hay quien dice que proviene de China o Egipto), las cachimbas llevan con nosotros mas de 1200 años. Originalmente usada para fumar opio, eran muy rudimentarias. Eran fabricadas con coco (base) y cañas (cuerpo). Una vez llegaron a Persia fue donde comenzaron a evolucionar hasta lo que conocemos hoy en día.



Los mil y un nombres

Según el país, a la shisha o pipa de agua se la conoce con diversos nombres:
Shisha como evolución del persa shishe (شیشه), y literalmente significa "vaso".
Narghile (نارگيله) proviene del término persa nārgil (نارگیل), que significa "coco". En sánscrito es nārikela (como ya os contamos, las primeras shishas provienen de la India).
Hookah (حقة) con origen en la palabra árabe uqqa, que significa caja pequeña, jarro, tarro.
Existen otras variaciones y denominaciones de estos nombres, como argeela / narguile / nargileh / arguila / argileh, seesha, okka, etc.





En España

A pesar de lo que algunos se empeñan en creer, la conquista musulmana y la creación del famoso Al-Andalus nos dejaron una gran herencia y, centrándonos en nuestro tema, ellos la introdujeron.
La cachimba quedó muy arraigada en las zonas donde los árabes prosperaban con mayor facilidad, Andalucía y Murcia, pero sin dejar atrás el resto como la Comunidad Valenciana y el sur de La Mancha.
Tras la reconquista de los Reyes Católicos, la cachimba prácticamente desapareció de España, pues estaba mal visto al ser una costumbre del "enemigo musulmán".
Ya en tiempos modernos, la cachimba empezó a ganar popularidad en los años 60 en Estados Unidos y parte de Europa, donde destaca Alemania.
En esta nueva "explosión" no entró España por estar sumergidos en una dictadura que duraría hasta el año 1975.
A partir de los años 80, gracias al turismo que recibía nuestro país, la shisha fue entrando poco a poco pero, debido al mal uso que se le dio por entonces (marihuana y otras sustancias) comenzó a coger la mala fama que arrastra hasta hoy en el pensamiento de muchas personas.

En los años 90, al igual que en el siglo XV, en Andalucía comenzó su formalización con el nacimiento de teterías con servicio de cachimba y multitud de tiendas donde poder adquirir nuestros propios productos.

Hoy en día, las teterías se han extendido y, debido al auge de Internet, estas tiendas (que siguen siendo la mayoría andaluzas) pueden cubrir todo el territorio nacional.
Por supuesto, este nuevo auge parece estar limpiando las mentes de aquellos que solo las conocían para su mal uso.